La Susi homenajeó a Enrique Morente en Huesca.

CRÍTICA MUSICAL

Voz flamenca y buen gusto

La Susi, en el centro de la imagen, derrochó arte en Huesca.
La Susi, en el centro de la imagen, derrochó arte en Huesca. | PABLO SEGURA
Compra esta foto en alta resolucion
La Susi inaugura la Primavera Flamenca de Huesca con una gran velada en el Matadero

JULIO GONZÁLEZ

07/05/2011


Vota
Vota 1 de 5 Vota 2 de 5 Vota 3 de 5 Vota 4 de 5 Vota 5 de 5
| Resultado
1 de 52 de 53 de 54 de 55 de 5 0 votos

HUESCA.- La Primavera Flamenca llegó a Huesca con la presencia de una cantaora de ganada fama, como La Susi, que confirmó los mejores presagios y ofreció una gran velada en la noche del jueves.

Con su flamenca voz, su entrega y su variado repertorio, además de la gracia en el baile, deleitó y sació las ganas de cante de la parroquia que se congregó en el Centro Cultural del Matadero, aunque la actuación fue relativamente breve, casi una costumbre en el género.

Comenzó por alegrías, en las que ya hizo gala de sabor y jondura y en las que cupo también el lucimiento del acompañante al toque Manuel de la Luz, que estuvo acertado y variado a lo largo de toda la noche y en todos los palos, desde el ritmo a lo armónico. La Susi hizo lucir en todo momento estilo y buen gusto, del cante delicado a los borbotones de voz y ritmo, con ese timbre propio de las damas del cante que va de la dulzura a lo más jondo.

Quiso la cantaora ofrecer una noche que se salió de lo habitual. Y fue en gran medida como homenaje a Enrique Morente, a cuya memoria va dedicado el ciclo oscense. Siguió por vidalitas en ese recuerdo al maestro granadino y a los cantes de ida y vuelta que engrandeció. Era, sin duda, una apuesta arriesgada, de la que salió con nota y lucimiento por su profundidad y su virtuosismo. Y en paréntesis y al respecto, no se puede dejar de mencionar un disco para la historia de Morente con otro tocaor del olimpo flamenco como Sabicas. Ese Granada-Nueva York grabado a caballo entre ambas ciudades y muestra más clásica y enciclopédica del cante de Morente y, sobre todo en esos cantes mencionados.

Siguió por malagueñas, rematadas por verdiales. Y si la referencia de Morente había sido citada, aquí quedó patente la influencia de otro gigante como Fosforito, otra figura elemental en la recuperación y recopilación de cantes y especialmente en su Puente Genil y en toda Córdoba. La Susi volvió a deleitar. A veces las etiquetas no hacen verdadero honor a quien las lleva y La Susi demostró que es mucho más que una cantaora “camaronera” como alguna vez se la ha encasillado.

Y terminó con canción por bulerías y bulerías, en su vertiente más popular, pasando a ser un terremoto en el baile y rítmica y brillante en el cante, en su faceta más conocida. Revolucionó el patio de butacas y fue el final redondo y festero a una actuación redonda. Tampoco merecen que se les pase por alto las acompañantes que ejercieron de palmeras y pusieron los coros con gusto, Mercedes y Carmen Amador.

Antes había abierto la noche “Flamenkitos” un grupo formado por la joven cantera oscense y liderado por la guitarra de Teto Giménez, con la percusión de Marcos Giménez, cante de Pranpran Giménez, El Palicas y Melodi y el baile de El Chapi. Gustaron al público, con bulerías, tangos y fandangos. El Chapi dejó bonitos apuntes en su baile y los cantaores, su afición y entrega.

Fuente: Diario del altoaragón.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

©2017 Norte Flamenco.

Translate »

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?